NUEVOS AIRES EDICIÓN Nº 1  | OCTUBRE DE 2017
 

Argentina al Mundial

Álvaro Vidal

 

Y así fue. No obstante, “sangre, sudor y lágrimas”, nos costó ganar el partido. Porque, ¿Quién se imaginaba que todo saliera de esta forma: 3 a 1, con “gran baile” y una actuación memorable del mejor jugador del mundo? Porque los medios de comunicación, en su gran mayoría, no daban un solo peso por la suerte de nuestro seleccionado, hasta teníamos la sensación de que muchos de sus periodistas aguardaban, casi con júbilo, que Argentina fuera derrotada en Ecuador. Por supuesto, miraban también con ironía el probable resultado que pudieran tener Brasil y Chile, y Perú y Colombia. La desconfianza, en todo sentido, recorría el cuerpo de nuestro país futbolero. Pero Aladino frotó la lámpara, se hizo dueño del campo de juego y le metió “tres pepas” al arco custodiado por Banguera.

Ahora, ya segura la clasificación, armemos las valijas que la tierra de Putin nos espera. Y ahí veremos qué pasa, porque quedó demostrado que “no está muerto quien pelea”, y nuestra tradición de “pelota al piso” ya lo supo demostrar en todas las canchas a lo largo de la historia. Así que, “avanti” la selección, porque en una de esas nos volvemos de Moscú con la Copa del Mundo. Y... ¡quién te dice!